Viviendo en movimiento

Jujuy

Sentíamos que era el momento de tomar decisiones significativas, de romper con ciertas formalidades y de ir detrás de los sueños. Esto requería, en nuestro caso, aventurarse a lo desconocido, con pocos recursos, y entendiendo que de esa manera podíamos crecer como personas y desarrollar habilidades. Para hacerlo también teníamos que estar dispuestos a cerrar algunas puertas y a abrir otras, debíamos desestimar muchos mandatos sociales y enfrentar nuestros propios miedos e incertidumbres.
Hoy, luego de dos años de vivir de esta manera, nos sentimos satisfechos. No todo ha sido fácil y hermoso, pero de todas las experiencias siempre intentamos salir fortalecidos. Las cosas malas y los días adversos se convierten en grandes anécdotas.
Te invitamos a que viajes y sientas con nosotros.

Es verdad que cuando viajamos estamos más expuestos, pero esto no es algo negativo. Exponerse a nuevos estímulos, culturas, personas y momentos puede ser demasiado increíble, motivador y hasta adictivo. Aprendemos muchas cosas no solo para el viaje, sino también para la vida.
Hemos visitado lugares maravillosos, imponentes, que nos dejan realmente boquiabiertos con su naturaleza y paisaje. Además, conocimos personas que nos brindaron todo su corazón, compartiendo su cultura y con quienes logramos generar vínculos muy fuertes y en muy poco tiempo. Lo que hizo que ciertos lugares se vuelvan muy especiales. En viaje las cosas son más intensas y espontáneas.
Compartimos nuestra historia porque sentimos la necesidad de decirles que los sueños se pueden cumplir, que debemos poner todas nuestras capacidades y fuerzas para conseguirlos. Si estamos enfocados tendremos la suficiente determinación para no perdernos en el camino. Al fin y al cabo, todos buscamos sentirnos realizados y felices haciendo lo que nos gusta hacer.
Te invitamos a que viajes y sientas con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *